• Cirurgia de teixits tous

    Cirurgia de teixits tous

  • Cirurgia Veterinària

    Cirurgia Veterinària

  • Etologia i teràpia del comportament

    Etologia i teràpia del comportament

  • Ecografia abdominal i ecocardiografia

    Ecografia abdominal i ecocardiografia

  • Diagnòstic per imatge-Ecografia

    Diagnòstic per imatge-Ecografia

  • Diagnòstic per imatge-Radiologia digital

    Diagnòstic per imatge-Radiologia digital

  • Dimecres. Día del gat

    Dimecres. Día del gat

  • Medicina preventiva

    Medicina preventiva

Etologia Clínica

L'etologia és la ciència que estudia el comportament animal.

Des del moment en què convivim amb un animal, poden aparèixer problemes de conducta, la majoria de les vegades causats per una falta d'enteniment dels comportaments naturals de gossos o gats. En aquest sentit, la nostra clínica els ofereix els següents serveis:

Tractament de problemes de comportament en gossos i gats:

               Agressivitat

               Fòbies

               Destrosses

              Micció i *defecación inadequades

              Tirar de la corretja i altres conductes incòmodes.

              Etc.

Assessorament sobre educació i conducta

             Classes de cadells. Socialització i educació primerenca de cadells

             Educació en positiu. Mètodes educatius sense la utilització del càstig.

Consultes d´etologia
[diumenge, 26 de gener de 2014]

Per als casos en què es donen problemes amb el comportament d'un gos o gat és necessari un enfocament especialitzat basat en el diagnòstic del problema. Aquest diagnòstic ens permetrà aplicar el tractament adequat per millorar la conducta de l'animal i la seva convivència amb la resta de la família.

Les consultes solen tenir una durada d'1,5 a 2 hores i en casos concrets pot ser necessari realitzar-la al domicili del propietari. En aquesta primera consulta l'objectiu és arribar a un diagnòstic del problema de comportament en qüestió i plantejar unes pautes de tractament com *tecnicas de modificació de conducta, enriquiment ambiental, fàrmacs,....

Es poden realitzen visites de control periòdiques per revisar l'evolució i fer modificacions en la teràpia si fos necessari.

Deungulació
[dijous, 19 de desembre de 2013]

A menudo los propietarios de gatos acuden a las consultas veterinarias con la queja de que su animal les ha estropeado tal o cual mueble, o bien con el temor de que puedan arañar a algún miembro de la familia, reclamando del profesional la extirpación de las uñas (oniquectomía). 

Por muy obvio que parezca, si el gato nace con uñas… es por algo. Las uñas le sirven para rascarse, para jugar y para agarrar a sus presas. Son sus anclajes para estirarse, sus armas para defenderse y su medio para burlar a sus adversarios mediante escalada en pared vertical. No es de extrañar que quiera mantener este regalo de la Naturaleza en perfecto estado, y para ello, tiene que cuidarlas a diario.

Dentro de las actividades normales que el gato realiza para delimitar su territorio está el rascado de superficies verticales. Cuando se estresa, también utiliza el rascado como medio de liberar su ansiedad. Por tanto al eliminar las uñas le privamos de un relajante natural además de impedirle caminar correctamente, ya que los ángulos de las articulaciones se modifican.

La oniquectomía está prohibida en numerosos países europeos, aunque se sigue practicando con demasiada frecuencia en Estados Unidos y Canadá. En España, concretamente en Cataluña, desde el año 2003, existe ya la prohibición expresa de realizar esta operación (Ley 22/2003 de 4 de Julio, de Protección a los Animales). AVEPA ha suscrito la Convención para la Protección de los Animales de Compañía en la que sólo se admite la posibilidad de realizar este procedimiento en caso de que la eutanasia sea la única alternativa al mismo, o cuando haya razones médicas de importancia que lo hagan necesario. 

Los miembros de GEMFE, como veterinarios y amantes de los gatos, ante la controversia y opiniones enfrentadas que suscita este tema hemos revisado las evidencias disponibles y extraído las siguientes conclusiones:

-El marcaje mediante rascado forma parte del comportamiento normal del gato, lo que debería ser conocido y aceptado por el propietario, a ser posible antes de que el gato entre a formar parte de la familia. En algunos casos puede ser preferible aconsejar no adoptar un gato como mascota.

gato2-Con una buena educación del gato y el propietario se puede evitar en gran manera el daño al mobiliario y a las personas. El veterinario puede y debe informar y asesorar al dueño, resolviendo las dudas que se planteen. Todo gatito que entre por la puerta de la clínica por primera vez debe salir con la información al respecto y si es posible, con su primer rascador para casa.

Los rascadores son la principal herramienta para conseguir que el sofá no salga dañado. Hay muchos tipos en el mercado y cada gato puede tener sus preferencias… El material más empleado es la cuerda de pita, pero también se usan el cartón y la moqueta. 

Lo más importante es que se puedan colocar en posición vertical, que puedan anclarse al suelo o cuenten con una sólida base que impida que se mueva y que tengan una altura mínima de 70 cm, para que el gato pueda estirarse completamente al hacer sus ejercicios. 

El sitio donde se instala es muy importante; de nada servirá el mejor rascador del mundo si está colocado en una habitación en la que el gato no entra. 

Lo mejor es tener varios, distribuidos por la casa, y si el gato ya ha empezado a rascar en determinadas zonas, colocarlos cerca de ellas e ir aproximándolos. También es útil frotar un poco de hierba gatera para hacerlos más atractivos. 

Además, para evitar tentaciones, una solución fácil y tremendamente efectiva es cubrir los sofás con mantas o telas recias.

-Cortar las uñas desde pequeños a los gatitos les acostumbra a la manipulación de las patas, lo que reduce en gran manera el estrés cuando se realiza siendo adultos.

-Existen en el mercado fundas de goma que son fáciles de poner y duran entre 1 mes y 1.5 meses, y permiten al gato desarrollar todo su c

Inhibició de la mosegada
[dimecres, 18 de desembre de 2013]

L'acte de mossegar és normal en els gossos, ja que fan servir la boca per relacionar-se i conèixer el món. És de vital importància que el cadell aprengui des del primer moment a usar les seves mandíbules sense fer mal.

Els cadells, mitjançant el joc amb els seus germans, aprenen a inhibir la força de les seves mossegades de manera natural: quan juguen, de vegades la baralla puja de to i alguns cadells criden i es retiren. Amb això vol dir que li han fet mal i que no vol seguir jugant. Després es reprèn el joc de manera més tranquil·la. Els gossos que no han passat temps suficient amb la ventrada no han après aquesta lliçó. Això pot convertir-se en un problema quan es relacioni amb nosaltres.

Inhibir la intensitat de la mossegada:

Hem d'ensenyar-li a controlar la força de les seves mandíbules mentre juga.

Per això, no és necessari renyir-li o castigar-li, ja que amb això ho excitarem més.

Quan ens mossegui, encara que no ens faci mal, hem de fer-li saber que ens dol donant un crit "AI!" i *separant-nos d'ell uns segons abans de tornar a relacionar-nos amb ell. Si això no fos suficient podem fins i tot sortir de l'habitació i després tornar a entrar.

Després d'això tornem a jugar amb el cadell de manera més tranquil·la i sense usar les mans, millor una joguina.

Reduir la freqüència de les mossegades:

Quan el cadell hagi après a controlar la mossegada, hem de disminuir aquest hàbit. A partir d'aquest moment no hem de permetre mai al cadell que iniciï el joc de rosegar.

L'acte de mossegar és normal en els gossos, ja que usen la boca per relacionar-se i conèixer el món. És de vital importància que el cadell aprengui des del primer moment a usar les seves mandíbules sense fer mal.

Els cadells, mitjançant el joc amb els seus germans, aprenen a inhibir la força de les seves mossegades de manera natural: quan juguen, de vegades la baralla puja de to i alguns cadells criden i es retiren. Amb això vol dir que li han fet mal i que no vol seguir jugant. Després es reprèn el joc de manera més tranquil·la. Els gossos que no han passat temps suficient amb la ventrada no han après aquesta lliçó. Això pot convertir-se en un problema quan es relacioni amb nosaltres.


 

La lliçó més important de supervivència que ha d'aprendre un gos és que les seves mossegades poden causar dolor. El cadell solament pot aprendre això si se li permet jugar amb altres cadells i si nosaltres li ensenyem amb l'exercici anterior.




Sandra Caro.

Servei d'Etologia Clínica.

Gats i estrès
[dimecres, 18 de desembre de 2013]

GATOS Y ESTRES

Como nosotros, los gatos sufren por un exceso de estrés. Cuanto estrés es demasiado dependerá de multitud de factores: la “inmunización” al estrés del gato, recibido mientras era gatito, las estrategias que el gato ha aprendido como resultado de este proceso, y la duración y naturaleza del estresante.

¿Qué es estresante para un gato?


Es interesante constatar que casi todos los desencadenantes que pueden causar o exacerbar el estrés en el gato son de origen ambiental. Estos desencadenantes ambientales pueden provocar en el gato una reacción emocional, afectando su carácter y ocasionalmente su salud.

Por mi experiencia sé que los estresantes más comunes para los gatos son aquellos que parecen amenazar sus recursos, particularmente aquellos que lo hacen dentro de la seguridad de sus hogares. La amenaza de otro gato entrando en su cubil, un bebe recién llegado, un perrito e incluso obreros, pueden desencadenar una reacción psicológica intensa en algunos gatos sensibles. Esta situación puede ser muy difícil de rectificar, particularmente en aquellos casos donde el estresante es permanente.

¿Cómo demuestran ellos el estrés?


A diferencia de los humanos, los gatos no son capaces de expresar un estado emocional  a través del lenguaje o la expresión facial. En su lugar, nos revelan sus sentimientos de distintas formas que pueden resultar angustiantes, si no desagradables para sus dueños.

A corto plazo los gatos bajo presión o angustiados pueden demostrar sus sentimientos incrementando aquellas actividades que les hacen sentir más seguros. Algunos gatos pueden empezar a ser más pegajosos, por ejemplo, o pueden frotarse en los muebles o en sus dueños con más frecuencia. Los gatos que han tenido un trauma fuera de casa pueden elegir quedarse dentro más tiempo, mientras que si la causa del estrés está en casa tenderán a prolongar sus periodos en el exterior.

Si el estrés no disminuye, los gatos pueden incrementar su comportamiento de marcaje de forma espantosa. Arañan, orinan y defecan en sitios fuera de lugar y con la intención de que el dueño se de cuenta. Estos métodos los utilizan para recuperar una tranquilidad que antes habían saboreado en casa, mientras que irse de casa puede ser la única opción que le quede al gato que no puede hacer frente al estrés del interior de su guarida.

Ocasionalmente, en nuestra clínica de comportamiento, vemos gatos que están tan sumamente superados por la ansiedad o el estrés que simplemente se han cansado de luchar o huir de esta situación, y se vuelve pasivos e indiferentes. Este tipo de impotencia aprendida y extrema por suerte es rara, pero puede significar que el gato no desee acicalarse más, que pierda el interés por la comida y que permanezca casi inmóvil durante grandes períodos de tiempo. Salvando las distancias, estas situaciones se parecen mucho a los síntomas de la depresión clínica severa que sufrimos los humanos, dónde cualquier tipo de actividad es suprimida y poco gratificante.

A la larga, el estrés ha demostrado que incrementa el riesgo de padecer enfermedades. Los animales y las personas que están sufriendo de estrés crónico que no se resuelve, pueden padecer una bajada de defensas mientras el cuerpo lucha por adaptarse al hecho de estar sometido a una amenaza constante. Así pues, infecciones y enfermedades digestivas son muy comunes en animales estresados y parece promover un ciclo vicioso de enfermedad, fatiga y como consecuencia la incapacidad para superar el problema emocional que causa la debilidad física inicial.

¿Qué podemos hacer para prevenir el estr&e